No están apropiados los pacientes con: 1 – diabetes, que no está bajo control; 2 – pacientes con glaucoma (la presión ocular elevada); 3 – uveítis; 4 – reumatismo activo; 5 – ausencia de iris; 6 – que padezcan de una enfermedad sistémica desconocida; 7 – personas, que tengan expectativas elevadas; 8 – una enfermedad inflamatoria especial  de los intestinos o una enfermedad sistémica similar; 9 – pacientes, que son inestables psíquicamente.